jueves, 21 de abril de 2016

Carlos Linares: "El voto evangélico no es militante,son votos dispersos"

LIMA.- Mucho se ha hablado de los primeros cinco candidatos que lograron pasar la valla electoral, pero muy poco de los candidatos que iban en la cola. Llama la atención como un candidato como Gregorio Santos estando en prisión halla sacado un respetable 4.01 mientras los demás candidatos como Alejandro Toledo; Popy Olivera; Miguel Hilario y Antero Flores Araoz a pesar de contar con la libertad de difundir sus propuestas en sus viajes proselitista al interior del país no lograron obtener todos juntos el porcertaje que si logró Goyo Santos.


Según el último reporte oficial de la ONPE al 100% por ejemplo observamos que la candidatura del ex candidato Miguel Hilario de Progresando Perú obtuvo 0.49 es decir apenas 75.417 creyeron en él. Por su parte el partido Orden liderado por Antero Flores Araoz obtuvo apenas 0.43 es decir, 65.127 votantes confiaron en él.

Considerando que ambos candidatos contaban con el respaldo de un sector importante de iglesias evangélicas como pastores apostaron por su respectivas candidaturas como la mejor opción hasta calificándose los dos como candidatos pro familia y pro vida pero el gran electorado pro familia no lo creyeron.

Igual destino fue el caso del ex candidato de Cesar Acuña (Alianza para el Progreso) independientemente de la exclusión que fue sujeto por parte del JNE por regalo de dadivas, la caída en las encuestas eran cada dia peor, la ultima encuesta de CPI, el líder de Alianza Para el Progreso (APP), César Acuña Peralta, ocupaba el séptimo lugar con una intención de voto de apenas 3.6%.



La empresa encuestadora GFK también arrojó la misma intención de votos de Acuña apenas 3.6% con ese porcentaje fue excluido de la contienda electoral, a pesar que la candidatura de Cesar Acuña contaba con el respaldo del Movimiento Misionero Mundial y sus millones de votos que ellos se jactan tener , ni siquiera sirvió para levantar ni mantener en un puesto expectante ni como voto duro la candidatura de Cesar Acuña Peralta.


Tampoco sirvió el desesperado llamado del congresista Julio Rosas en una conferencia pública a favor de su candidato presidencial que se iba a pique declarando que esta en juego el futuro del país y que se debe votar por el candidato que defiende la familia y la vida que representa según él Cesar Acuña , bueno ya sabemos que de nada le sirvió, la mayoría de los electores no creyeron la declaración de Rosas, por tanto la candidatura del líder APP estaba echada, sino fuera por la exclusión del JNE estoy convencido que su candidatura hubiera sido catastrófica.

A diferencia de los votos pro familia (representa católicos, evangélicos entre otras confesiones como militantes de las diferentes agrupaciones políticas) son votos militante, en cambio los votos evangélicos no son votos militantes son votos dispersos, los líderes políticos se han dado cuenta que a pesar que la iglesia evangélica cuenta con grandes megas iglesias, ello no significa contar con un voto duro porque esa gran cantidad de miembros en una contienda electoral no se ve reflejado en votos .


Dios permita, después del primer paso dado recientemente en una convocatoria para pastores y lideres sea el inicio para que en un futuro muy cercano ese león dormido despierte y se convierta en una iglesia militante en defensa de la familia y la vida, asi evitar hacer papelones en tiempo electoral como ya sucedió con los candidatos antes mencionados. Hay mucho por hacer, pero por algo se comienza y creo que vamos por ese camino.

Aún nada está perdido.

Por: Carlos Linares C.
Movimiento Nacional Pro Familia

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | JCPenney Coupons