lunes, 12 de febrero de 2018

Alcalde evangélico de Río de Janeiro se negó entregar las llaves al "rey momo"

BRASIL.- El Carnaval es sagrado en Río de Janeiro. Sin embargo, el alcalde evangélico Marcelo Crivella no comulga con la fiesta y redujo a la mitad las subvenciones para el desfile de este año, sometiendo a las escuelas de samba a una verdadera carrera de obstáculos. Cuando recibieron la noticia en junio, las 13 "escolas" amenazaron incluso con suspender el Carnaval más famoso del mundo.

El alcalde de Río de Janeiro, que es obispo de una iglesia evangélica, asistió el viernes a la ceremonia de apertura del Carnaval, tras recibir fuertes críticas por su ausencia el año pasado, pero se abstuvo de entregar la llave de la ciudad al rey

"Con dinero o sin dinero, yo disfruto el Carnaval" es el tema que este año eligió por Mangueira, una de las escuelas más tradicionales y populares de Río, cuyo samba repite: "Pecado es no disfrutar del Carnaval".

El alcalde Marcelo Crivella estuvo presente de una manera que resultará extraña para muchos de los festejantes: no entregó la llave él mismo como hicieron sus predecesores en el cargo, sino que dejó esa tarea en manos de una célebre familia carioca y se retiró rápidamente.

"Esto de que yo entregue las llaves se ha convertido en un dogma religioso", dijo Crivella. "La llave siempre fue entregada al rey del Carnaval. ¿Eso ha hecho que mejore la educación? ¿El cuidado de salud? Hay algo que sea muy importante en este asunto?".

Crivella fue elegido alcalde en 2016 con ayuda del voto evangélico. Muchos adeptos de esta fe se oponen al Carnaval. El alcalde también recortó 1,5 millones de dólares de fondos para los célebres desfiles de las escuelas de samba.

Tras la ceremonia de apertura del viernes, Crivella dijo a periodistas que él no tiene prejuicio contra el Carnaval y lo calificó como una "fiesta más".

El año pasado, un mes después de asumir el cargo, Crivella, un exobispo evangélico de 60 años plantó al "Rey Momo" y no le entregó las llaves de la ciudad, como lo hicieron todos sus antecesores. Tampoco asistió a ningún desfile.

Aunque Crivella dijo que los cariocas no aceptarían que fuera ahí con esa "máscara", fue criticado por ningunear el mayor evento turístico de la ciudad, que genera cerca de 1.000 millones de dólares.

Ajeno a las criticas, Crivella manifestó en la grave crisis que atraviesa la ciudad que fue sede de los Juegos Olímpicos en 2016 para entregar solo un millón de reales (unos 300.000 dólares), y no dos millones, a cada escuela del llamado Grupo Especial. "Mi responsabilidad como alcalde es enorme y no puedo dejar sin medicinas los hospitales ni sin merienda a los niños", se defendió.

El alcalde de Rio dijo que acepta la crítica y que el Carnaval es un tiempo de paradojas para la ciudad.

"Vivimos con nuestros corazones quebrantados por la violencia, la desigualdad", dijo, agregando que muchas comunidades pobres "tienen muchas necesidades".

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | JCPenney Coupons