lunes, 11 de junio de 2018

Diputado Eduardo Durán: “En Chile existe la ideología de género, es una dictadura”

CHILE.- El diputado Eduardo Durán comparte su posición sobre diversos temas como también su experiencia personal que le tocó vivir como evangélico.

Históricamente, la Iglesia Evangélica ha sido discriminada. Ser evangélico no persigue tener representación política, pero siempre pensé que como religión hemos sido muy poco considerados. Nos han discriminado en nuestra posibilidad de crecer y que nuestro mensaje se instale legalmente en el país. Muchas veces nos vimos enfrentados a la visita de políticos que decían estar con nosotros, pero que en el Congreso actúan distinto. Por eso nació mi candidatura, para defender este pensamiento.

Era un niño bien quitado de bulla. Era un buen alumno, siempre ocupaba los primeros lugares en las clases y tenía muchos amigos. Fuimos criados en una familia evangélica y eso implica recibir enseñanzas que desde chico nos inculcan en la Iglesia. Sobre todo por el respeto. Siempre he tenido un perfil bajo, sin hacer aspavientos y sin mucha efusividad.

Con mi señora fue amor a primera vista. La conocí en actividades de la Iglesia y apenas la vi me gustó. A la semana me acerqué con mucha timidez a hablarle. Pocos días después ya estábamos pololeando. Ahora vamos a cumplir 20 años de casados y tenemos dos mellizos. A pesar del poco tiempo que me queda, trato de mantener mi vida familiar.

En Chile existe una ideología de género, es una dictadura. Se nos está imponiendo aceptar una realidad que nosotros no compartimos y eso es un atropello a nuestra realidad de conciencia. Se está tratando de adoctrinar a los niños desde kínder para que exploren, entre comillas, su identidad sexual. Hay mucha gente que está en contra de esto, pero como no sale a marchar ni a quemar neumáticos no es escuchada.

Estoy de acuerdo con muchos de los argumentos del pastor Soto. Creo que desde el punto de vista de la Biblia tiene mucha razón, pero no estoy de acuerdo en sus formas. Utiliza mucha violencia en su discurso. Se perdió el respeto a sí mismo.

No me arrepiento de haber interpelado a Michelle Bachelet en el tedeum del año pasado. Su participación se dio en un contexto que tenía muy preocupado al mundo evangélico. Las personas pedían manifestarse respecto de las leyes de apertura valórica. ¿Cómo nos íbamos a quedar callados? Tuve una intervención acalorada, pero fui ovacionado y en ningún momento le faltamos el respeto a la expresidenta.

En kínder fui discriminado por ser evangélico. La tía nos hizo cantar una canción a cada niño en la sala. Cuando tocó mi turno me puse a cantar una canción que conocía de la Iglesia. Iba en la segunda línea y me hicieron callar. Tenía cuatro años y aún recuerdo ese momento.

Entre la playa y el campo, prefiero ir a la playa. Hemos tomado como norma, una vez al año, hacer un viaje con la familia. Ir a un lugar, cosa que no era nuestra costumbre. Tratamos de conocer otros países cercanos. Tratamos de disfrutar, recuperar nuestro tiempo.

La Tercera

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | JCPenney Coupons