TENDENCIA


LIMA.- Con 9 votos a favor, 1 en contra y 3 abstenciones, la Comisión de la Mujer y Familia aprobó este proyecto de ley que busca modificar la denominación de dicha cartera. La Comisión de la Mujer y Familia del Congreso aprobó por amplia mayoría el dictamen que busca modificar el nombre del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables a Ministerio de la Familia y Poblaciones Vulnerables. A raíz de la aprobación del Proyecto de Ley 6588/2023-CR, con 9 votos a favor, 1 en contra y 3 abstenciones, se discutirá el tema en el Pleno del Poder Legislativo para su posterior votación.

¿De qué habla el Proyecto de Ley 6588/2023?

La propuesta fue presentada por la presidenta de la Comisión de la Mujer y Familia, Milagros Jáuregui de Aguayo, en diciembre del 2023. Con esta iniciativa, la congresista, en representación de Renovación Popular, afirma que busca incluir a todos los grupos poblacionales bajo la denominación del Ministerio de la Familia.

"Resulta necesario poner a los niños, ancianos, personas con discapacidad y en general a la familia en el centro de las políticas públicas de nuestro país. Ya es tiempo que el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables se ocupe de estas poblaciones y deje de lado capacitaciones y mesas de trabajo que no tienen ningún resultado tangible”, sostuvo la parlamentaria.

¿cómo votaron los legisladores en esta propuesta?

Luego de un periodo de cinco minutos, los congresistas de las diferentes bancadas pertenecientes a la Comisión de la Mujer y Familia votaron de la siguiente forma:

A favor

Milagros Jáuregui de Aguayo (Renovación Popular)
Margot Palacios (Perú Libre)
Rosio Torres Salinas (Alianza para el Progreso)
María Jessica Córdova Lobatón (Avanza País)
Alejandro Muñante (Renovación Popular)
Rosangella Barbarán Reyes (Fuerza Popular)
Mery Eliana Infantes Castañeda (Fuerza Popular)
Jeny López Morales (Fuerza Popular)
Tania Ramírez (Fuerza Popular)

En contra Ruth Luque Ibarra (Juntos por el Perú) 

Abstención
María Antonieta Agüero Gutiérrez (Perú Libre)
Nieves Limachi Quispe (Perú Libre)
Heidy Juárez Calle (Podemos Perú).

ESTADOS UNIDOS.- Dos padres de Indiana están solicitando a la Corte Suprema de Estados Unidos que responsabilice al estado por sacar de su hogar a su hijo con confusión de género debido a sus creencias bíblicas sobre el sexo y el género.

Mary y Jeremy Cox presentaron el jueves una Petición de Recurso de Certiorari en la que piden al tribunal superior que revise la expulsión de su hijo, que se identifica como una niña, de su casa por no utilizar nombres o pronombres femeninos al dirigirse a su hijo.

"Esto es lo que todos los padres temen. Amamos a nuestro hijo y queríamos cuidarlo, pero el estado de Indiana nos robó esa oportunidad al sacarlo de nuestra casa y prohibirnos hablarle de género", dijo la pareja. "Tenemos la esperanza de que los jueces acepten nuestro caso y protejan a otros padres de tener que soportar la pesadilla que nosotros sufrimos".

Como informó CBN News, en junio de 2021, el Departamento de Servicios Infantiles de Indiana (DCS) inició una investigación en su casa porque no se referían a su hijo con un nombre y pronombres de género cruzado, ni respaldaban la autoidentificación de su hijo como niña, debido a su fe cristiana.

El DCS presionó para que sacaran a la niña del hogar argumentando: "Creemos que, en este momento, esta niña necesita estar en un hogar que no le enseñe que los transgéneros, como todo lo relacionado con los transgéneros... le digan cómo debería pensar y cómo debería sentirse. Sin embargo, debe estar en un hogar donde sea (aceptada) tal como es".

El tribunal de primera instancia sacó al hijo de los Cox del hogar y les prohibió hablar con él sobre temas sobre sexualidad humana e identidad de género, informa Becket Law, que representa a la pareja.

"Este caso plantea una cuestión jurídica de importancia a nivel nacional: ¿cuándo puede el Estado amordazar el discurso de los padres y retirar a un niño del hogar de unos padres que se reconocen aptos? La decisión del Tribunal Supremo entra en conflicto directo con los precedentes de esta Corte (Suprema) sobre los derechos de los padres, la libertad de expresión y el ejercicio religioso", se lee en la petición de recurso de Certiorari.

"Esa decisión aumenta el poder de los gobiernos para separar a los niños de sus padres aptos, limita las defensas del libre ejercicio a la separación de los niños, y pone el discurso que se produce en el hogar fuera del alcance de la Primera Enmienda", continúa.

Los documentos judiciales sostienen que el niño, identificado como A.C., fue retirado del hogar en parte debido a un grave trastorno alimentario que podría haber empeorado si hubiera regresado a casa.

Aunque el DCS desestimó voluntariamente todas las alegaciones de que Mary y Jeremy maltrataron o descuidaron a su hijo, un Tribunal de Apelaciones de Indiana confirmó la decisión del tribunal de primera instancia que dictaminó que la restricción de la instrucción religiosa de los padres estaba permitida según las constituciones estatales y federales.

"En primer lugar, a diferencia de la mayoría de los otros casos, Indiana consideró que los padres eran aptos, pero aun así le retiró al niño por una disputa ideológica: un desacuerdo sobre la identidad de género. Aunque Indiana consideró infundadas todas las acusaciones de maltrato y negligencia, se negó a devolver a A.C. al hogar de los demandantes, sustituyendo el juicio del Estado por el de unos padres reconocidamente aptos", explica el auto.

Los Cox solicitaron posteriormente la Corte Suprema de Indiana que revisara su caso, pero éste se negó.

Por eso ahora buscan la intervención de la Corte Suprema de Estados Unidos.

"Cuando nos quitaron a nuestro hijo fue como si alguien nos hubiese quitado la alfombra", compartió Jeremy en un mensaje de vídeo. "Como padre, creo que uno de mis principales objetivos es mantener a mis hijos seguros y no puedo hacerlo cuando el Estado entra en nuestra casa y se lleva a nuestros hijos porque no podemos en conciencia afirmar su ideología transgénero".

A.C. ya es mayor de edad y puede optar por no volver a casa si el Tribunal Supremo revoca la sentencia del tribunal de primera instancia, pero los Cox aun temen que el Estado pueda "interferir en su hogar y en el cuidado y custodia de sus otros hijos (menores)", según una petición anterior.

"Si esto puede suceder en Indiana, puede ocurrir en cualquier parte. Arrancar a un niño de unos padres cariñosos por sus creencias religiosas, compartidas por millones de estadounidenses, es un ultraje a la ley, a los derechos de los padres y a la decencia humana básica", dijo Lori Windham, vicepresidenta y consejera principal de Becket. "Si el Tribunal Supremo no se hace cargo de este caso, ¿cuántas veces sucederá esto a otras familias?". 

Se espera que la Corte Suprema decida en abril si acepta el caso.

REINO UNIDO.- En el Reino Unido, un policía de la Policía Metropolitana de Londres amenazó con detener a predicadores callejeros cristianos acusados de hacer comentarios considerados homofóbicos.

El incidente fue capturado en un video de nueve minutos en el que los predicadores protestan por su inocencia.

El video muestra a cinco agentes de policía amenazando con arrestar a los evangelistas, quienes estaban predicando frente a un centro comercial en el oeste de Londres, después de que alguien se quejara de comentarios homofóbicos supuestos.

«Si predicando aquí, depende de lo que digas, también podrías estar cometiendo delitos penales. Si estás haciendo que tus miembros del público (sientan) acoso, alarma o angustia, es un delito penal», dijo el agente.

Por lo que el predicador le respondió: «Estoy consciente de eso. Lo que estamos haciendo es predicar nuestra religión. Hemos estado predicando sobre el evangelio y Jesucristo y la Biblia dicen en el libro de Juan, capítulo tres versículo 16».

«Por amor de Dios al mundo, Él entregó a su único hijo para que todo aquel que en él crea, sea cualquier persona –negro, blanco, homosexual, borracho, mentiroso, ladrón o prostituta–, no perezca y tenga vida eterna», dijo el hombre.

«Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino que envió a su Hijo al mundo para que todos puedan salvarse. Y ese es el mensaje del Evangelio. Eso es lo que hemos estado predicando», continuó.



La grabación pasa a un diálogo con otro agente de policía, quien indaga sobre el nombre y domicilio del predicador. A continuación, el hombre cuestiona la razón por la cual el oficial requiere dicha información.

«Ha habido una acusación», responde el oficial.

«¿Y cuál es la acusación?», preguntó el hombre.

«Crimen de odio», respondió el oficial.

Después, el predicador expresa a los oficiales y al oficial en específico su negativa de proporcionarles su información, sin embargo, deja claro que estaría dispuesto a hacerlo si fuera realmente necesario.

«Escuche, estamos tratando de ser lo más justos posibles con usted», dijo el oficial. «Si me alejo y veo ofensas, y la víctima quiere presentar cargos… podría haberle fallado a una víctima potencial».

«‘No he oído nada, no digo que haya oído nada. Alguien nos ha llamado. Puede que sea completamente falso o cierto, no lo sé», continuó.

«Si no me da su nombre y dirección, tengo motivos para arrestarlo», dijo el oficial.

Después, el predicador callejero y el oficial tienen una discusión acerca de lo que supuestamente sucedió y la queja del transeúnte.

Posteriormente, en el video aparece otro oficial que le dice al individuo: «Le voy a preguntar por última vez, de lo contrario, lo arrestarán. Voy a preguntarle por última vez, señor. Ya no te lo pregunto más. Te lo han preguntado demasiadas veces».

«A menos que quiera ser arrestado y lo será, deme su nombre», afirmó el oficial.

Al final del video, uno de los otros predicadores se acerca a los cinco oficiales y declara: «Miembros del público han estado caminando y preguntando ‘¿Por qué están atacando a los predicadores? En lugar de lidiar con un crimen real, están aquí. Están perdiendo mucho tiempo».

El intercambio concluye con el predicador callejero, quien ha estado grabando el incidente, alejándose y agradeciendo a los agentes por ser «muy educados».

Hace unas semanas, se produjo un incidente en el que cinco oficiales intentaron detener a una cantante de gospel mientras actuaba para sus seguidores en la vía pública.

Según el Daily Mail, Harmonie London, una joven de 20 años, estaba cantando afuera de la tienda principal de John Lewis en Londres cuando la oficial de policía voluntaria Maya Hadzhipetkova se le acercó y le dijo erróneamente que no podía cantar canciones religiosas fuera de los terrenos de la iglesia.

Un transeúnte grabó un video en el que criticaba a la policía por gastar dinero en perseguir a una músico callejera en lugar de investigar crímenes más graves como asesinatos y abusos infantiles.

Posteriormente, Scotland Yard se disculpó por el incidente, explicando que la supuesta queja estaba relacionada con la falta de una licencia para cantar en la calle y no con el contenido de las canciones. Además, se informó que se está llevando a cabo una investigación sobre la oficial de policía voluntaria.

ESTADOS UNIDOS.- Una cafetería cristiana en Colorado ha tenido que enfrentar protestas continuas por parte de manifestantes comunistas y LGBTQ que desean cerrar el establecimiento.

Jamie Sánchez, fundador de Recycle God’s Love, abrió Drip Cafe con el objetivo de ayudar a las personas sin hogar.

«El Drip Cafe es básicamente una idea de nuestro proyecto en el que ayudamos a las personas sin hogar a salir de la situación de falta de vivienda, a romper las cadenas que las mantienen atadas a la falta de vivienda», dijo a CBN News en una entrevista reciente.

«Una de esas áreas importantes es tener un trabajo real, elaborar un currículum, adquirir experiencia laboral y acostumbrarse a socializar en un entorno normal», añadió.

La cafetería lleva a cabo su misión de ayuda a los sin hogar a través de su afiliado Project Revive. Además, Drip Cafe también realiza reuniones con miembros de la comunidad para orar y apoyarse mutuamente.

Sin embargo, el café ha enfrentado protestas de manifestantes LGBTQ y comunistas que buscan su cierre. Según lo reportado por Faithwire, una declaración en línea sobre la sexualidad bíblica aparentemente fue el desencadenante de las protestas.

“Homosexualidad: Esta organización se opone a la homosexualidad como estilo de vida alternativo. Además, esta organización sostiene que un estilo de vida homosexual es contrario a la Palabra de Dios y al propósito para la humanidad (1 Timoteo 1:10). La Biblia enseña que es un pecado que lleva a la muerte”, se lee en el comunicado.

“Además, esta organización recibe instrucciones de amar a quienes viven ese estilo de vida, mientras aborrece su pecado. 1 Cor. 6:9 dice lo siguiente: ‘¿No sabéis que los impíos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los prostitutos, ni los homosexuales.’ A los miembros de la iglesia se les prohíbe practicar tal pecado. Cualquier miembro que se encuentre en tal pecado y no se arrepienta estará sujeto a despido”, agregó.

Sánchez también modificó la declaración original para hacerla más comprensible. Según Faithwire, la página de Facebook de los Comunistas de Denver ha convocado a protestas contra The Drip Cafe. Sin embargo, Sánchez señaló que estas manifestaciones ahora se llevan a cabo una vez al mes, en lugar de semanalmente como antes.

«Es una guerra espiritual en marcha. A estas alturas, deberían darse cuenta de que no nos están afectando de la manera que pensaban. Su objetivo es muy claro; está en su sitio; está en sus carteles. Quieren cerrarnos”, dijo.

Los manifestantes incluso han afirmado que Sánchez los odia y lo han atacado hasta lo más personal, deshonrando la memoria de su difunta esposa.

«Incluso han llegado a atacarme personalmente y decir que estoy usando la muerte de mi difunta esposa como una herramienta para que la gente sienta lástima por mí», dijo, señalando que esos ataques «duelen», pero al mismo tiempo, lo ve como una confirmación del llamado de Dios a su vida.

“También es una confirmación de cuán poderoso es el testimonio que Cristo me ha dado a través de mi vida: que el enemigo trataría de arrebatarlo y usarlo como herramienta en mi contra”, aseguró.

Pese a esto, Sánchez se mantiene firme y confía en Dios en lugar de rendirse y cerrar el café.

“Para mí el café no es mío. Realmente no lo veo como mi café. No lo veo como el café de Reciclar el Amor de Dios. Lo veo como el café de Dios. Él nos lo dio; si quiere que desaparezca, entonces hará que desaparezca», expresó.

También ha expresado su determinación de mantener las puertas abiertas hasta que Dios le indique que es hora de seguir adelante.

«Vamos a poder elegir a alguien que esencialmente está… desesperado: siente que nadie se preocupa por él, que nadie lo ama. Podremos simplemente sacarlos de eso, mostrarles que Cristo los ama», finalizó.

ESTADOS UNIDOS.- En una entrevista con CBN News, la pareja expresó su preocupación por la forma en que se socavan los derechos de los padres. “Mientras trabajábamos con la escuela para abordar las necesidades académicas de nuestra hija en relación con el autismo, nos dimos cuenta de que la escuela estaba activamente engañándonos y ocultándonos el hecho de que estaban haciendo la transición de nuestra hija de niña a niño, usando el nombre y los pronombres de un niño”, dijo Dan.

Los padres descubrieron lo que sucedió después de recibir una documentación en la que un empleado de la escuela “sin darse cuenta se olvidó de cambiar uno de estos nombres y pronombres masculinos”.

Al principio, Jennifer pensó que era un error y que el nombre y la información pertenecían al hijo de otra persona. Entonces envió un correo electrónico a la escuela pidiendo información, pero la institución no respondió.

“Comenzamos a profundizar un poco más y a preguntarnos: ‘¿Por qué no respondieron a un correo electrónico sobre información importante como ésta?’ Entonces, tan pronto como supimos lo que realmente estaba pasando, quedé en shock”, dijo la madre.

La pareja encontró un libro “muy explícito” en la mochila de su hija que supuestamente provenía del consejero escolar. Según Dan, el libro cuenta la historia de una “relación” homosexual entre dos niños.

En ese momento, los padres decidieron intervenir: “Tuvimos una reunión con el director del colegio. Nos dijo: ‘Miren, tienen que entender que esta es la política de la escuela. Estamos obligados a hacer esto. Los deseos de los niños superan los deseos de sus padres y no hay mucho que podamos hacer al respecto’”, recordó Dan.

Kate Anderson, abogada de la firma cristiana que representa a la pareja, Alliance Defending Freedom (ADF), informó que tales políticas se han vuelto «muy generalizadas» en algunas partes de Estados Unidos, donde los distritos optan por no informar a los padres sobre los cambios en los pronombres de los estudiantes.

El abogado dijo que esto es una violación al derecho de los padres a dirigir la educación de sus hijos. También señaló que los padres conocen mejor a sus hijos y deberían ser incluidos en decisiones importantes como esta.