domingo, 5 de febrero de 2012

Fernán Altuve: “Una disculpa no significa rectificación”


LIMA.- Fernán Altuve, regidor de Lima por Cambio Radical, sostiene que las bancadas de Fuerza Social y del PPC son buenas, pero que Susana Villarán está mal asesorada y no escoge bien a los funcionarios.

¿Qué piensa del pedido para revocar a Susana Villarán?
Está dentro de la ley, es una forma de democracia participativa en la cual el ciudadano, de manera directa, actúa para tomar una decisión; en algunos casos a favor de algo y en otros casos en contra de algo.

¿Le preocupa que el 60% de limeños esté dispuesto a firmar la revocatoria?
A mí lo que me preocupa es que la gestión municipal no haya podido revertir esos índices negativos en las encuestas, porque quiere decir que hay una desconexión total entre la administración municipal y los ciudadanos.

¿Y ese es un problema solamente de percepción o tiene un correlato en la realidad?
Bueno, ¿qué es lo que quiere la población de sus gobernantes municipales? Que haya mucha gestión y poca política. Si hay una gestión que hace mucha política y poca gestión, va en contra de lo que es el deseo de la población. Por lo tanto, no lo podría dejar solo en percepción, sino que realmente la gente está evaluando negativamente a sus gobernantes.

La alcaldesa Villarán ofreció disculpas y…
Sí, pero disculpa no es rectificación. Lo que la gente quiere es que se rectifique no que pida disculpas.

Usted, al comienzo, le dio el beneficio de la duda.
Así es. Pero, lamentablemente, hay casos de ineficiencia notables. El Metropolitano no está funcionando. Además, hay cosas escandalosas como el plan de las playas, que ha funcionado ocho años, que no había necesidad de tocarlo, y vienen unos funcionarios novatos, cambian una cosa y le arruinan el fin de semana a toda una población flotante que no tenía por qué verse perjudicada. ¿Eso qué es? ¿Ineficiencia? ¿Inutilidad?

¿Y los regidores no pueden hacer nada?
Los regidores lo que podemos hacer es advertir y aconsejar, porque el sistema establece que el alcalde ganador tiene una mayoría. Ellos, con su mayoría, pueden votar siempre las medidas y no escucharnos si no quieren hacerlo.

Hablemos del Gobierno. ¿Lo que se ve ahora es una pugna entre izquierda y derecha?
Yo creo que el presidente Humala está tratando de actuar como jefe de Estado. Está tratando de encontrar una posición en donde líneas maestras del desarrollo del país, que en algunos puntos pueden no necesariamente coincidir con lo que a él le gustaría, se tienen que mantener, y eso puede no gustarles a algunas personas que son o que han sido sus aliados en la campaña.

No es una pugna ideológica.
Yo no veo un grupo derechista dentro del Gobierno que quiere sacar a un grupo izquierdista. Yo veo a un grupo de personas que quiere imponerle al presidente su particular forma de interpretar las cosas. Sinesio López ha dicho que Ollanta Humala ha sido capturado por la derecha. Yo creo que Humala no se ha dejado capturar por la izquierda.

¿Cuál ha sido el mayor desacierto del Gobierno?
Que no tenemos claro lo del exvicepresidente Chehade. Hay una sombra de duda absoluta sobre el grupo parlamentario y sobre si esto llega o no a Palacio. Este tema ha sido muy mal solucionado y deja la percepción de que hay una mayoría corrupta de parlamentarios que gobiernan el Congreso… Creo que no se han tomado decisiones porque se ha querido favorecer que se quede él y que no entre el señor (Manuel) Dammert, y eso no está bien.

¿Y cómo evalúa el papel de Perú Posible en este caso?
Perú Posible es una organización en vías de extinción. He escuchado una versión de que Olivera le dijo a Perú Posible, ‘ustedes están actuando en la misma posición que actué yo en relación a ustedes y miren el resultado que yo tuve’. Él ha pagado una factura política muy costosa, y Perú Posible va en ese camino.

El caso Chehade era la oportunidad para marcar la diferencia…
Y mantener la imagen de que Perú Posible es una organización contra la corrupción. Después de lo que se ha visto, simple y llanamente se da cuenta uno que era un discurso y que ellos, si tienen algo que canjear, lo van a canjear.

En algún momento usted dijo que la responsable de la derrota de Keiko Fujimori fue Martha Chávez.
Yo no voy a volver a declarar sobre eso. Lo que pasa es lo siguiente. En una conversación salió el caso de la doctora Chávez, pero yo la libero de que ella fue la única culpable porque los autogoles vinieron de todas partes. Hubo problemas de ajustes, de mala interpretación de los focus group.

¿Alberto Fujimori debería ser indultado?
Yo creo que él es inocente, independientemente de lo que me puedan decir. ¿Indulto? No sé si es el camino. Me parece que el tema del indulto ya está muy manoseado y que, en el fondo, es una zanahoria que están utilizando los gobiernos hace mucho tiempo para que el burrito fujimorista siga jalando el carro gubernamental apoyando. Yo creo que ese indulto no va a llegar jamás.

Antes usted fue congresista y ahora es regidor. ¿El camino normalmente no es al revés?
Yo no tengo ningún perjuicio sobre los cargos. Cuando una persona tiene vocación de servicio, va a servir donde tenga que servir. Esa jerarquía de los cargos, ni me angustia ni preocupa.

Su imagen era muy seria y en las municipales rompió esquemas, pero, así también, hay políticos que han dormido en pueblos jóvenes para ganar votos.
Uno tiene que cumplir el rol que le toca cumplir para la finalidad que tiene que realizar. A lo largo de 40 años yo he tenido que cumplir la finalidad de ser un abogado, un profesional, y he cumplido ese rol. En las municipales, por la naturaleza misma de cómo se enfocó mi figura, porque si bien se tomó a broma mi participación, había una intención de convertirme en una figura ridiculizada, y yo no podía permitir eso. Entonces, para mí lo importante es distinguir que no se rían de mí sino que se rían conmigo, porque la política también es distensión y hay que llegar a la gente.

¿No era pura pose?
No, porque si usted ve, después de las elecciones me han hecho bromas en las radios, la televisión. Yo sigo conversando con ellos de la misma forma porque, obviamente, es lo que la gente ha visto en mí, y así soy yo. Yo no vivo acartonado entre los libros de derecho.

¿Su paso por Cambio Radical y Fuerza 2011 no contradice su posición institucionalista, más aún cuando el primero era un vientre de alquiler?
A mí me pide Álex Kouri que lo acompañe en su lista unos ocho meses antes de la elección. Yo no sabía qué organización él iba a plantear. Él tomó la decisión de que su alianza sería con Cambio Radical, pero, más allá de que yo sea un independiente, desde el año ‘98 a la fecha, prácticamente yo he estado en un mismo sector.

TENGA EN CUENTA

- No va a firmar la revocatoria porque fue competidor de Villarán. Y, si la revocatoria se diera –dice– sí podría postular, pero no es algo que esté planeando.

Fuente: Peru21

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | JCPenney Coupons