miércoles, 12 de diciembre de 2012

COMERCIO: La ideología de género se encontraba detrás del Plan de DD.HH.

LIMA.- En un valiente artículo publicado en la sección de opinión de El Comercio de Rossana Echeandía, se señala de qué manera se infiltra de contrabando la ideología de género detrás de la propuesta del Plan de Derechos Humanos trabajado por el Ministerio de Justicia. He aquí el artículo titulado:

Defensa de los Derechos Humanos

¿Quién podría oponerse a una defensa decidida de los derechos humanos? El desarrollo de nuestras sociedades ha ido madurando hasta ser capaces de comprender que hay una serie de derechos naturales para el ser humano, para su dignidad. Defenderlos y promoverlos es una causa común para todas las personas de buena voluntad y para las sociedades civilizadas.

Por eso resulta interesante el documento que fue presentado por la ministra de Justicia, Eda Rivas, bajo el título “Propuesta de Plan Nacional de Derechos Humanos 2012-2016”.

El documento ha estado guardado bajo siete llaves, por lo que el debate real sobre su contenido recién comenzará. De una mirada rápida, sin embargo, se percibe en él un tufillo fuertemente cargado hacia la ideología de género que desde hace años y por diversas rutas intenta entrar a los sistemas jurídicos, médicos y educativos en nuestro país. El “lobby” para este cometido es poderoso. Buena parte nace en algunas oficinas de las Naciones Unidas dedicadas a desarrollar y difundir políticas inspiradas en la multimillonaria industria del aborto y la anticoncepción, o en la promoción de estilos de vida homosexual en todo el mundo. En los últimos años, gobiernos como el de Estados Unidos y el de España también han sido promotores entusiastas y activos de esta corriente ideológica.

Los derechos humanos se basan en la dignidad natural que corresponde a la persona desde el momento que es tal; es decir, desde el momento de su concepción hasta su término natural. En nuestro país, además, eso está garantizado por la Constitución. Los derechos humanos implican la libertad para pensar, actuar y expresarse en la sociedad. No pueden considerarse derechos humanos las manifestaciones particulares que terminan distinguiendo a las personas según la forma en que deciden vivir y no según lo que verdaderamente son. El derecho es igual para todos, no según la elección particular.

En el caso del Perú, la Constitución y el marco legal son muy claros en la protección de la vida, derecho fundamental y prioritario, desde el momento de la concepción en el vientre materno. Ninguna propuesta seria y transparente podría modificar el régimen actual de protección de los derechos realmente humanos en función de una ideología particular, además ajena a estas tierras, como es la ideología de género.

La dignidad de las personas está por encima de su comportamiento, qué duda cabe, y nadie puede juzgar al otro por su forma de vida; sin embargo, tampoco es dable acomodar el orden legal en función de una corriente ideológica que, vale insistir, inclusive es ajena a la propia cultura.

Como ha dicho la propia ministra de Justicia, Eda Rivas, “es sabido que en el mismo momento en que dejan de promoverse los derechos, estos comienzan a debilitarse”; lo mismo ocurre cuando se siembra confusión acerca de los verdaderos derechos de las personas: estos comienzan a debilitarse. En aras de que los derechos humanos no se debiliten por la promoción de intereses particulares, el debate de esta “Propuesta de Plan Nacional de Derecho sHumanos 2012-2016” deberá ser abierto y transparente, y no a puerta cerrada como aparentemente ha sido hasta ahora.

Es más, un añadido: le haría bien a nuestra sociedad reflexionar no solo sobre los derechos humanos, sino también, aunque sea un poquito, sobre los deberes humanos. Reclamamos mucho; ya es hora de comprometernos más.

Fuente: Diario el Comercio

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | JCPenney Coupons