miércoles, 10 de agosto de 2016

No cesan los ataques contra la iglesia católica por denunciar al matrimonio gay

MÉXICO.- Los constantes ataques que recibe la Iglesia Católica por criticar el mal llamado “matrimonio” gay no pueden inhibirla o amedrentarla, señaló el vocero de la Arquidiócesis de México y director del semanario católico Desde la Fe, P. Hugo Valdemar.

“No nos amedrenta ni nos da miedo ni nos preocupa lo que podrán decir, porque tenemos muy claro que la Iglesia debe ser profética, debe ser valiente sin importar los costos que tengamos que pagar”, aseguró.

Enrique Peña Nieto, Presidente de México, anunció a mediados de mayo de este año que promoverá una reforma constitucional para que se reconozca el matrimonio gay en todo el país, así como modificaciones al Código Civil Federal para legalizar la adopción homosexual.

El anuncio de Peña Nieto motivó el rechazo ciudadano, con multitudinarias marchas en diversas partes de México, así como el de los obispos católicos.

La decisión del Presidente mexicano también habría influido en la derrota electoral que sufrió su grupo político, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en las elecciones a gobernador en 12 estados, el 5 de junio.

Obispos, sacerdotes y laicos mexicanos también criticaron la propuesta de Peña Nieto, recibiendo el ataque de activistas y diversos medios de comunicación.

Entre los atacados figuran el Arzobispo Primado de México, Cardenal Norberto Rivera, y el vocero de la arquidiócesis, P. Hugo Valdemar.

Para el P. Valdemar, estos ataques responden a “una especie de fundamentalismo laicista muy presente en el país”.

En declaraciones a un medio cristiano, el también director del semanario Desde la Fe, en el que se han criticado repetidamente las propuestas de Peña Nieto, advirtió que hay “mucho enojo, mucha irracionalidad y sobre todo una terrible intolerancia” entre quienes atacan a la Iglesia por defender a la familia.

“Incluso piden al gobierno que nos reprima. Han pedido que se cierre el semanario Desde la Fe, que se multe a los obispos, que se les castigue a los sacerdotes que hablen de este tema”, indicó.

El sacerdote mexicano lamentó que “prácticamente todos los medios de comunicación son partidarios de este tipo de legislación, de apertura a falsos derechos humanos”.

“Entonces, claro, cuando la Iglesia se opone a esto o hay críticas a este tipo de propuestas viene una especie de linchamiento mediático, como hemos sufrido en la Arquidiócesis de México, el Cardenal Rivera”.

Sin embargo, precisó, estos ataques mediáticos “no nos espantan, no nos preocupa en lo más mínimo. Un lunes yo conté 42 columnas en contra, de una manera verdaderamente visceral, ellos sí groseros, ellos sí faltando el respeto en el lenguaje”.

Quienes atacan a la Iglesia, señaló el P. Valdemar, “usan una estrategia muy simplista: todo aquel que se opone a esta mentalidad a estas propuestas son homófobos, punto”.

“Sea la Iglesia, sean los obispos, sean los padres de familia, es una manera muy mañosa de descalificar a aquellos que se oponen y que argumentan. Ellos no argumentan, sino que descalifican o incluso insultan”.

“La Iglesia simplemente defiende su doctrina, sus principios”, subrayó el vocero de la Arquidiócesis de México, y precisó que obrar así “por supuesto que no la hace homófoba”.

“Esta ha sido una especie de chantaje de esas personas: Decir ‘si tú te opones, yo te voy a poner el sanbenito de homófobo, homófoba’”.

El P. Valdemar señaló que “eso no nos puede inhibir, no podemos caer en el chantaje de no hablar con claridad por temor a que nos pongan un mote peyorativo. No por ello la Iglesia tiene que dejar de cumplir su misión”.

El Catecismo de la Iglesia Católica, referente de toda la Iglesia, “condena por supuesto las prácticas homosexuales”, a las que califica de “intrínsecamente desordenadas”, pero al mismo tiempo “alienta a los pastores a dar un trato caritativo compasivo, dedicado, a estas personas y la manera de integrarlas a la Iglesia”.

Traición y desconcierto

El sacerdote mexicano recordó luego que Peña Nieto, durante la visita del Papa Francisco a México, en febrero de este año, “comulgó en la Basílica (de la Virgen de Guadalupe), siempre se ha dicho católico”.

En su discurso de bienvenida, el Presidente mexicano le dijo al Santo Padre que “las causas del Papa son, también, las causas de México”.

Por este comportamiento, la decisión de Peña Nieto de promover la agenda gay desconcertó a la Iglesia en México. “Yo he platicado con muchos obispos -yo no soy vocero de los obispos, evidentemente-, pero platicando con muchos de ellos, la sensación es no solo de desconcierto sino de haber sido traicionados”.

“No es que haya habido un trato previo, un acuerdo firmado, pero se sobrentendía una relación adecuada donde el presidente junto con su partido venían salvaguardando valores familiares”, dijo.

Temas como el matrimonio y la adopción gay, continuó el P. Valdemar, “son temas que dividen a la sociedad, dividen al país, en un momento en que el país ya está muy dividido, muy lastimado por el narcotráfico, la violencia, la corrupción”.

“Hay situaciones que ameritan verdadera atención del gobierno y los legisladores como todos estos azotes que tienen postrado al país”, en vez de abordar “este tipo de iniciativas que responden a grupos pequeñísimos, a lobbies internacionales”.

“¿Quién soy yo para juzgar?”

El P. Valdemar se refirió también a frases del Papa Francisco que, sacadas de contexto, son usadas para dibujar una separación entre el Santo Padre y los obispos que defienden la familia.

“Ellos han encontrado dos declaraciones, esta que hizo de ‘quién soy yo para juzgar, y la otra de que había que pedir perdón a las personas homosexuales. Las usan como bandera de ataque a los obispos que hablan con verdad, con fuerza, sobre este tipo de situaciones que son inaceptables para la Iglesia, pero por supuesto son declaraciones del Papa sacadas de contexto, que se usan de manera tramposa”.

El director de Desde la Fe cuestionó “por qué no citan lo que el Papa (entonces Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge Mario Bergoglio) escribió a las religiosas de clausura cuando se aprobó esta iniciativa en Argentina y él decía que no nos equivoquemos, que no se trata solamente de un proyecto legislativo, sino de una movida del padre de la mentira, es decir era una obra del demonio”.

ACI

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | JCPenney Coupons