miércoles, 5 de octubre de 2016

En Colombia advierten que la iglesia evangélica despertó y que afectará en adelante los destinos del país

COLOMBIA.- El Boletín número 39 que emitió, este domingo 2 de octubre, la Registraduría Nacional del Estado Civil (con el 99.92% de mesas escrutadas) proclamó como ganador del Plebiscito para refrendar los acuerdos de paz de la Habana al NO. Hasta ahí el NO le ganaba al SÍ, por 56.418 votos.

Vale advertir que la gran mayoría de los colombianos que salieron a votar por NO, daban por descontado que el SÍ ganaría. Con el inesperado triunfo los analistas y expertos dieron como gran ganador al Centro Democrático de la mano de su líder el ex presidente Álvaro Uribe Vélez.

“Varios mensajes extra también ayudaron. La ideología de género que supuestamente estaba incluida en el acuerdo con el fin de cambiar los valores de la familia tradicional terminó calando”. Esgrimiría, entre otros aspectos, la Revista Semana a través de su portal web para explicar el triunfo del NO.

Previo a la votación del Plebiscito, mensajes como el triunfo en Colombia del castro chavismo, la zozobra de volvernos igual a Venezuela, las amplias garantías ofrecidas a los miembros de las FARC, las desvergonzadas manifestaciones de cinismo de algunos jefes de la guerrilla desde La Habana, el número de curules que en forma directa le concedería el Gobierno colombiano a los jefes de las FARC, la cascada de impuestos que soportarán los colombianos para alimentar los acuerdos de paz en etapa de pos conflicto, y demás demonios que merodean la negociaciones en Cuba, se daban como los principales opositores para que pueblo colombiano saliera a decir NO.

Los analistas Jaime Castro, ex alcalde de Bogotá, Alfredo Rangel, senador del Centro Democrático, Juan Carlos Henao, rector de la Universidad Externado y gran auspiciador del SÍ, entre otros, (decían por los canales de televisión en vivo y en directo, mientras se realizaba el conteo de los votos) que nacía un nuevo mapa político en Colombia, que una masa indeterminada se sumó para quebrarle el espinazo a las firmas encuestadoras y desnudaran su veredicto que daba como ganador al SÍ.

La revista Semana el 17 de septiembre de 2016, publicó un artículo en su página web, titulado: “Plebiscito por la paz: el decisivo voto de los evangélicos” donde indicaba que: “Los casi 10 millones de fieles del cristianismo tienen un gran peso en la jornada electoral del próximo 2 de Octubre… Desde febrero de 2008, cuando millones de personas salieron a las calles para protestar contra las Farc, en Colombia no se habían vuelto a ver movilizaciones tan multitudinarias como las que tuvieron lugar el pasado 10 de agosto, cuando la comunidad cristiana evangélica se volcó a las calles para protestar contra los manuales de convivencia escolar que buscan evitar la discriminación sexual”.

Y es aquí donde surge uno de los factores determinantes del resultado electoral de este domingo donde se impuso el NO. Colombia se ha convertido en uno de los epicentros mundiales de avivamiento espiritual. Multitudinarias iglesias que asombran al mundo cristiano como La Misión Carismática Internacional -de César Castellanos, pastor incondicional de Álvaro Uribe Vélez-, Manantial de Vida del pastor Eduardo Cañas, Avivamiento de Ricardo Rodríguez, Su Presencia del pastor Andrés Corson, Casa Sobre la Roca del ex periodista Darío Silva y Bethestda de Jorge Enrique Gómez, entre cientos de iglesias de Asambleas de Dios, cuadrangulares, bautistas, carismáticas, metodistas, anglicanas, pentecostales, etc, centros religiosos que convocan semana a semana en toda la geografía nacional a cientos de fieles nacionales y extranjeros han estimulado un fervor cristiano tal, que permitió que en estas justas electorales y de manera silenciosa este nuevo segmento de opinión pública, de nuevas ciudadanías, cuando el tema de género les amenazó como profanador de los preceptos que la biblia imparte como línea de conducta para la familia, dijera NO y se hiciera presente de manera masiva a las urnas y ahí fuera troya.

El tema de género y la alusión de una lluvia de incisos en los puntos aprobados en La Habana alertaron al mundo cristiano y pronto llegaron interpretaciones que prendieron las alarmas en las iglesias, combustión iniciada por la Ministra de Educación, Gina Parodi con las famosas Cartillas de Educación Sexual. Entonces los cristianos comenzaron una sosegada defensa a su favor cuyo resultado se cristalizó con el increíble triunfo de NO, de este domingo 2 de octubre de 2016, que dejó paralizados a los encuestadores que no vieron el fenómeno en ciernes.

Vale advertir, que es la primera vez en la historia electoral del país que el león dormido que significa el voto cristiano evangélico despierta y pega su primer gran y categórico zarpazo.

En consecuencia, si bien es cierto Álvaro Uribe y su corte salieron como los grandes vencedores, se debe tener muy en cuenta, que el pueblo evangélico, protestante, cristiano fue concluyente en este resultado y no porque este segmento social, con cada vez mayor presencia real en la sociedad colombiana no deseare la paz, por el contrario la anhela, pero como sus fibras fueron tocadas con el tema de la familia salió como fiera herida y dijo aquí estoy.

Lo que viene para Colombia será muy interesante porque ese león que despertó en la nación viene de un largo periodo de sueño y ahora con los ojos abiertos y oídos despiertos afectará en adelante los destinos del país.

Las dos orillas
COLOMBIA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | JCPenney Coupons