lunes, 23 de enero de 2017

Expertos califican inconstitucional fallo judicial que obliga inscribir un matrimonio homosexual celebrado en México

LIMA.- "Los declaro iguales ante la ley”, dijo el juez tras culminar la ceremonia. El 30 de octubre del 2010, Óscar Ugarteche y Fidel Aroche contrajeron matrimonio en la Ciudad de México y sellaron una relación que se había iniciado 17 años atrás. A la boda asistieron sus familiares y amigos más cercanos.

Ugarteche nació en 1949, pero dice que no asumió su sexualidad hasta fines de la década de 1970, cuando tenía 30 años. En 1982, fundó el Movimiento Homosexual de Lima (MHOL) para defender –inicialmente– a la comunidad LGBT de los abusos de la policía, al mismo tiempo que se convertía en un destacado economista.

En el 2005, decidió radicar en México, país donde nació Aroche. Cinco años después, se aprobó en la capital mexicana una reforma legislativa que permitía el matrimonio entre personas del mismo sexo. “Fidel me dijo: ‘Nos casamos’”, cuenta Ugarteche. Sin embargo aún no tenía idea del largo camino judicial que enfrentaría.

—Batalla legal—

Un año después del matrimonio, en el 2011, Ugarteche acudió al consulado peruano en México para inscribir su unión y regularizar así su documentación. Seis meses después, según cuenta, la representación diplomática le respondió que no sabía cómo proceder ante su caso.

“Opté por otorgarle una carta-poder a mi abogado para que solicitara el registro de mi matrimonio ante el Registro Civil en Lima, pero declararon improcedente mi solicitud en marzo del 2012”, dice el economista.

El Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) rechazó su solicitud con el argumento de que el artículo 234 del Código Civil –vigente desde 1984– establecía que “el matrimonio es la unión voluntariamente concertada por un varón y una mujer legalmente aptos para ella”, por lo que no procedía inscribir la unión entre Ugarteche y Aroche.

Ante la negativa, en diciembre del 2012, el economista inició un proceso judicial contra el Reniec, el cual recayó en la Cuarta Sala Civil de la Corte Superior de Lima. Este juzgado declaró nula una resolución del Reniec, en la que se sostenía que no existía “respaldo normativo para el matrimonio entre personas del mismo sexo” en el Perú.

En octubre del 2013, el caso fue admitido en el Séptimo Juzgado Constitucional de Lima, a través de un proceso de amparo. En esta instancia judicial, el Reniec reiteró su argumento (que no podía registrar la unión de Ugarteche y Aroche, debido a que el Código Civil vigente no lo permitía).

Dos años después, en el 2015, el juzgado constitucional notificó que emitiría sentencia sobre la demanda de Ugarteche, aunque esta recién se dictó el 21 de diciembre del año pasado.

—Reniec apelará fallo—

En su decisión en primera instancia, conocida el lunes último, la jueza Malbina Saldaña obligó al Reniec a reconocer e inscribir el matrimonio Ugarteche-Aroche. Entre sus argumentos, sostuvo que el Reniec se había negado a registrarlo “por la única razón de que fue celebrado entre personas homosexuales”, lo que resultaba “altamente discriminatorio y contrario a nuestra Constitución”.

La entidad confirmó que apelará dicha sentencia, aunque aún hasta la fecha aún no había sido notificada por el juzgado. Benito Portocarrero, representante del Reniec, explicó que, si bien saludaba la lucha judicial de Ugarteche, la apelación debía darse. “En caso contrario, el procurador podría ser sometido a un proceso por no velar por los intereses del Estado”, agregó.

—Problemas de fondo—

Ugarteche dice que este fallo es una contribución suya a la lucha por los derechos de la comunidad LGBT en el país. “Solo espero que el Reniec acate la sentencia y prime la sensatez; no la pacatería. Si no, llegaremos hasta el Tribunal Constitucional [TC]”, concluye.

El ex presidente del TC, Ernesto Álvarez, sostiene que el fallo es “un precedente peligroso”, ya que abre la puerta a que las normas pierdan su vigencia bajo la interpretación de un juzgado.

“Las leyes como el Código Civil están vigentes hasta que son derogadas. No corresponde a la jueza determinar cuándo una norma debe ser incumplida. Además, es discutible que el matrimonio se considere un derecho, cuando en realidad es una institución jurídica”, explicó Álvarez.

Para el constitucionalista Enrique Bernales, la decisión judicial sienta un precedente para la jurisprudencia peruana, ya que ha ponderado un derecho amparado en la Constitución (como el de la igualdad) por encima de una norma (el Código Civil).

“Ninguna ley puede contradecir lo que dispone la Constitución. Si bien el Reniec está en su derecho de apelar, el problema de fondo es que no existe una congruencia entre lo que dice la Carta Magna y el Código Civil”, explico Bernales. 

—Claves de la sentencia—

Cambios sociales
El juzgado consideró que el Código Civil, que data de 1984, “no se ha adaptado a cambios sociales” como el matrimonio homosexual.

Derechos
Se precisó que el fallo solo verificó “si se vulneraron o no los derechos constitucionales” de Óscar Ugarteche, como el de la igualdad.

Discriminación
El juzgado indicó que el Reniec se negó a inscribir la unión de Ugarteche porque fue celebrado entre homosexuales, “lo que resulta altamente discriminatorio”.

Estado laico
Se indicó que “no es factible una oposición religiosa al reconocimiento de un matrimonio homosexual”, ya que el Perú es un Estado laico.

—A favor y en contra: políticos reaccionan tras la sentencia—

 Desde mensajes de respaldo hasta agravios impublicables. Toda clase de opiniones se vertieron en radios, portales de noticias y redes sociales luego de conocerse la sentencia que obliga al Reniec a reconocer el matrimonio entre Óscar Ugarteche y Fidel Aroche.

La polarización también se sintió en la política. Los congresistas de Peruanos por el Kambio Alberto de Belaunde y Carlos Bruce, por ejemplo, aplaudieron la sentencia. De Belaunde calificó el fallo de histórico y Bruce señaló que este sienta un buen precedente para una futura legislación sobre la unión civil en el Perú.

En el otro extremo, algunos congresistas fujimoristas criticaron duramente la sentencia. “Todos unidos en la defensa de nuestros valores cristianos, valores de la familia y el orden natural”, arengó la congresista y pastora evangélica Tamar Arimborgo en Facebook. En un mensaje que luego eliminó, la parlamentaria calificaba la sentencia como una “arremetida LGBT” que no podía ser impuesta.

El también congresista y vocero fujimorista Carlos Tubino señaló a El Comercio que la sentencia no debe ser considerada como un pronunciamiento definitivo del Poder Judicial debido a que es un fallo de primera instancia y será apelado.

“Lo relacionado a la unión civil y el matrimonio [homosexual] es un tema que compete al Congreso. No es algo que se puede resolver con una sentencia”, añadió Tubino.

Fernando Alayo Orbegozo
EL COMERCIO

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | JCPenney Coupons