viernes, 21 de abril de 2017

Congresista Alberto de Belaunde mantiene a un asesor "fantasma" en su despacho.

LIMA.-¿Quéééééé?, ¿Alberto de Belaunde con un asesor fantasma en su despacho de congresista? ¡¿Cómo rayos es posible ello si el muchacho se presentaba como un sujeto “impoluto”?! ¡Oh, no te puedo creer! Con seguridad los miles de jóvenes peruanos que votaron por el susodicho deben de estar deslizando ese tipo de opiniones y preguntándose: ¿Qué pasó con el referido parlamentario?

Bueno, el nuevo protagonista de este escándalo que golpea duramente la estabilidad y la imagen del gobierno central del economista Pedro Pablo Kuczynski es nada más ni nada menos que el actual congresista ppkausa, Alberto de Belaunde, activista político promatrimonio homosexual.

Pero: cuenta cuenta cuenta: ¿qué pasó?

Alberto de Belaunde contrató —en agosto del 2016—como asesor parlamentario a un ciudadano de nombre César Ponce Cortez; éste consejero trabajó durante cinco meses: cabe precisar que posee un salario mensual de S/. 7.500 (proveniente de los impuestos de todos los peruanos) y aunque usted no lo crea, cinco meses después. O sea, en diciembre de 2016 se estresó, se cansó de tan arduo trabajo (encender la cámara filmadora de su iPhone 6, grabar en sesión parlamentaria a De Belaunde y luego subirlo a sus redes sociales) y pidió ilegalmente vacaciones para irse a las playas de Colombia y Cuba, hospedarse en hoteles de lujo y asistir a restaurantes ¿Tanta gollerías? ¡OMG!

Lo más increíble de este individuo es que en todo momento registró en fotos las escenas de sus vacaciones; y no dudó ni siquiera un minuto en publicarlas en sus cuentas de las redes sociales (¿acaso le sacaba la lengua a los demás consejeros parlamentarios?) mientras los demás asesores continuaban trabajando en la avenida Abancay. ¿Eufrosino II?

Y lo peor de todo viene ahora: César Ponce Cortez mientras estaba de “vagaciones” continúo cobrando el salario íntegro mensual. ¡Aplausos Alberto de Belaunde!

Este grave delito se configura como un “asesor fantasma”; dado que el susodicho existe, pero no asiste al trabajo, porque su jefecito: Alberto de Belaunde le dio permiso para que se vaya de vacaciones al Carbie, incluso sabiendo que el acto es ilícito, según las normas del Congreso de la República; un trabajador no puede salir de vacaciones, a no ser que haya cumplido por lo menos doce meses de trabajo.

¿Qué pasó con Peruanos por el Kambio?, ¿Por qué el mencionado partido está cometiendo tantas equivocaciones?

¿Dónde quedó todas las frases que desempolvó en campaña electoral el actual congresista de la República, Alberto de Belaunde: “no como pollo”, “no como oro”, “no robo cable”, “no robo luz”, “no robo agua”?

Tiempo26.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | JCPenney Coupons