martes, 27 de marzo de 2012

Aldo Mariategui: "La señora Villarán que tanto se llenaba la boca con los pobres"


LIMA.- Desde que tengo memoria, la izquierda siempre reclamó que se aplicase la solidaridad con los pobres desde un rechazo al gasto innecesario, al lujo y a la frivolidad en aras de la frugalidad y la austeridad. Seguramente alimentada también por ese complejo de culpa católico respecto a que uno no debe sentirse bien en gozar la riqueza y las comodidades cuando otros no las tienen, nuestra izquierda criolla de origen burgués solía ser muy machacona y hasta aguafiestas con el tema.

Los que más agitaban este tema por los 70 y los 80 eran los llamados "cristianos de izquierda", que solían usar la expresión "una cachetada a la pobreza" para manifestar su malestar y su crítica a lo que ellos sentían como excesos.

Pero uno raspa a un caviar y se encuentra siempre con un burgués hipócritamente escondido, que nunca practica lo que predica (o peor aún, pontifica). Ya innumerables veces hemos desde aquí descubierto ese doble mensaje de una izquierda que viste Gucci, que juega a la Bolsa, que le encanta "Eisha", que viaja en Business cuando puede, que come en los mejores restaurantes limeños, que vive en San Isidro, manda al niño al Markham o al Franco, y a la que le encantan los carrazos (¿se acuerdan de la camionetaza 4x4 que Montesinos le quemó a Javier Diez Canseco en los 90, cuando en esa época sí que era un tremendo lujo manejar una de esas máquinas?). Ahora acabamos de descubrir que nuestra izquierdista alcaldesa de Lima ha gastado casi S/.110 mil o $40 mil de las arcas ediles y nuestros bolsillos contribuyentes en una camioneta 4x4 para movilizarse (y la pidió full equipo, si no le pudo salir por muchísimo menos). Sí, la misma señora que tanto se llenaba la boca con los pobres en la campaña, la de las alianzas con Patria Roja y las marchas con la CGTP, la que atacaba elípticamente a Lourdes por ser cercana a los ricos, la que prometió -cosa que nunca ha cumplido- un bono de S/.100 para los pobres, la que afirmó hace poco que con la revocatoria "pierde Lima y los pobres", la que proponía que vayamos en bicicleta a nuestros trabajos...

Nadie dice que la alcaldesa de una capital como Lima no tenga a su disposición un auto decoroso para transportarse ni que obligatoriamente vaya en bicicleta o servicio público (a pesar de que esto último sí debería hacerlo para sintonizar con su discurso "progre" e igualitarista) a su oficina. Pero una persona de su ideología debe actuar en consecuencia para estar más cerca de la gente y también para cuidar el bolsillo de los ciudadanos.

Podría usar un buen auto y barato para el presupuesto edil, como una Fiat Palio de $16 mil, un Chevy Sail por $12 mil, una Ford Eco Sport por $20 mil, un Kia Río por $12 mil, un Hyundai Accent por $14 mil... En fin... Así son...

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | JCPenney Coupons